Portada1
Publicidades
Publicidades
Publicidades
Publicidades
Espectáculos JORGE VÉLIZ, sello popular
02/04/2021 | 284 visitas
Imagen Noticia
Semblanza de un cantante que hizo feliz a mucha gente, a días de cumplirse 9 años de su partida.
Por Guillermo Sebastián Tagliotti, desde  @elcorreodelinterior
Si por cultura se entiende un conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan un pueblo y una época, Jorge Véliz es definitivamente parte grande de la cultura popular santiagueña.
Sociológicamente, reconocer y dar valor a las formas de cultura que nacen y se desarrollan en una sociedad es esencial para entender las características de los sectores populares. Un hecho es popular cuando no se trata de algo reservado a una determinada elite, sino abierto a la participación que deriva de su multitudinaria transformación en espectáculo de masas.
En ese marco reservado para unos pocos elegidos, hay quienes llegan a convertirse en ídolos sobresaliendo por su particular talento y capacidad de identificación con el pueblo. Por lo regular provienen de estratos sociales no favorecidos.

Están los cantantes, y están los grandes cantores populares. La diferencia radica en que los “cantores” tienen algunos dones que les han sido amarreteados a los otros. Hay buenos cantantes, con técnica depurada y afinación perfecta, pero que carecen de ese don de comunicación que es el componente central, el ADN de los “cantores”.

En la canción popular hay que decir, hay que contar, hay que transmitir y colorear. Los grandes cantores populares poseen ese nivel de sensibilidad que les permite encontrar las canciones que por una cosa u otra emocionan al público masivo.
El cantor popular debe someterse a una especie de transfusión, de modo que la historia de cada canción circule antes por sus venas dando varias vueltas por el corazón, para recién luego llegar a las cuerdas vocales. Sólo así logrará sacar de adentro todo lo que la canción exija.

La canción irá rasqueteando las entrañas del cantante, buscando las nutrientes que considere adecuadas. Irá tomando todo lo que el cuerpo pueda darle y recién cuando se sienta lo suficientemente fértil se colocará en la garganta para salir con la debida potencia expresiva, de modo de garantizarse la penetración en la mayor cantidad de almas posibles, y así reproducirse indefinidamente.
La voz, la expresión y el fraseo requeridos para cantar una canción, más que estar en la garganta del cantor popular por una extraña fusión de genética y sentimientos viene desde muy adentro suyo. Al fin y al cabo, pocas cosas ha inventado el hombre más contundente que las canciones.

El público siempre lo acompañó.

Componerlas es otro de los secretos en que anida el núcleo de la música popular, porque en un lapso no mayor de 4 minutos hay que contar una historia que medianamente tenga sentido, desarrollo y desenlace; pero que al mismo tiempo contenga una sucesión de notas que la hagan pegadiza, como para que el público se identifique y las cante.
La guaracha santiagueña es un ritmo popular que nada tiene que ver con su homónima cubana. Su nacimiento se remonta en nuestra provincia a la fusión de la chacarera y el chamamé, aunque con el tiempo fueron añadiéndose percusión y matices relacionados con el cuarteto y la cumbia.

Trayectoria poderosa.

El ritmo es constante y rápido en compases. Son letras en principio alegres, pero también las hay románticas, ajustadas a la cultura y la idiosincrasia del pueblo santiagueño.
En esta confluencia de acordes, voces y percusión, quizá el máximo de los referentes fue Jorge Véliz, habiendo desarrollado una extensa y prolífica carrera artística que lo llevó a integrar conjuntos como Los Colombianos del Ritmo, Los Caimanes Santiagueños y, ya como solista, Jorge Veliz y Los Santiagueños de Oro, etapa donde alcanzó su consagración plena.
Este 10 de abril de 2021 se cumplirán 9 años de su desaparición física, fecha que fue instituida como Día de la Guaracha. Desde EL CORREO DEL INTERIOR vamos a recordarlo con el mismo cariño que nos acercamos a darle el último adiós en aquella aciaga jornada de su fallecimiento, cuando quien esto escribe junto a Walter Salvatierra, amigo personal por ese entonces comisionado municipal de Cañada Escobar, concurrimos para saludar a la familia.

Para culminar este prólogo, quiero reiterar los conceptos que le manifesté a su hijo Jorge Daniel al momento de darle el pésame: “Fue un grande, muy grande. Por mi actividad como cronista del interior, me consta que en cada pueblo que visité se escuchaba su música. En cada bar, clubes, en las casas de los barrios, en todos lados”.

Comienzos
De chico, “el Chueco” vivió en Rodeo de Soria -departamento Capital-. Su padre Artemio era de ahí, y su madre Corina oriunda del paraje La Puerta, comunidad vecina. Más adelante, sus papás comprarían una casa grande en Magallanes y Canal, del barrio Juan Felipe Ibarra en ciudad Capital, a la cual subdividirían en piezas más chicas para que pudieran acomodarse los hermanos.

Los inicios.
“Luchamos mucho, hacíamos de todo para sobrevivir. Vendíamos verduras en la calle, también fuimos a la zafra en Tucumán”, solía contar el propio Jorge. “Cantar me gustaba desde chico, y aprovechaba que mi hermano Marcelo tocaba el acordeón para entonar. Pero mi objetivo no era llegar a tanto, yo lo que quería era ser músico de Koli Arce, más aún cuando Marcelo se incorporó a su formación, ahí lo veía como algo posible”, narraba.
“Pero no me animé, porque mi padre tenía la ilusión de que sea cantante y formara mi propio grupo. Para eso se metió en cuentas y me compró los instrumentos. Los agarré y armé el conjunto con los chicos que siempre anduvieron conmigo. Soy el último hijo del matrimonio, aunque después mi madre siguió criando a varios”, explicaba.

Los Caimanes Santiagueños.
“Me siento muy orgulloso de que me dieron una buena crianza, eso creo que me templó para soportar adversidades, porque hubo veces que en las giras a Buenos Aires nos iba regular o mal, pero le seguí dando siempre para adelante hasta que encontré el éxito”, sostenía.
Perfil
Fue un cantante que hizo feliz a mucha gente. Y así era: todos los fines de semana por caminos de tierra, enripiados o pavimentados, trabajadores golondrinas, gastronómicos, empleados públicos, comerciales, rurales, familias enteras del campo y de los barrios periféricos, se trasladaban a un determinado punto para presenciar sus recitales.

Su casa, en Magallanes y Canal San Martín.
Difundió la guaracha a nivel país. Accesible y sencillo, su punto débil fue no haber cuidado el físico lo suficiente. “Jorge vivía las 24 horas para la música, tratando de darle a la gente que lo apoyaba siempre lo mejor. Se quedaba más de lo estipulado”, recordó su representante Dante Ruiz.
El Creador de la Guaracha, cantante y bajista, empezó como plomo de Koli Arce, quien se convirtió en su amigo íntimo. Cabe recordar que El Quinteto Imperial en esa época hacía música del género cumbia, paseítos, merengues y chamamerengues.

En 1980 decide formar junto a sus hermanos un grupo musical: “Los Colombianos del Ritmo”, y graba su primer material discográfico. Ese comienzo lo llenaría de ilusión. Luego llegarían “Los Caimanes Santiagueños”, primer grupo que grabó un disco 100% de guaracha.

Posteriormente, en 1990, decide lanzarse como solista y hacerse conocer como “Jorge Veliz y Los Santiagueños de Oro”. Llegó a grabar más de 30 discos, y aún después de su muerte sigue siendo reconocido como la voz líder de la guaracha.
Síntesis biográfica
Proviene de origen muy humilde, con su mama doña Corina y su papá Artemio. Eran cinco hermanos: Eduardo, Marcos “Pocho”, Marcelo, Mingo y José Luis. Con su esposa Teresa tuvo dos hijos: Alejandro y Jorge Daniel, ambos cantantes.
También tuvo una hija: Lorena Véliz, quien contribuye a conservar el legado de su padre desde el costado solidario, habiendo colaborado en la organización de eventos para ayudar a merenderos y comedores.

Con el Juanca, empresario bailable del Conurbano bonaerense.
Comenzó a los 10 años cantando de manera familiar. Profesionalmente, debuta en un programa tropical que se llamaba “Entre amigos”. En ese entonces el conjunto ya era Los Caimanes Santiagueños. Cuando intenta inscribirse en SADAIC con dicho nombre, descubre que ya había otro conjunto que se llamaba así. Lo cambia y surge Jorge Véliz y Los Santiagueños de Oro.
En esa época lo representaba Ignacio “Pueblo” Deró (luego fallecido), y el tema hit era “La Mulatona Tropical”. Las oficinas estaban ubicadas en la Galería Central, sobre Avenida Belgrano, mítico reducto de la movida popular vernácula. Jorge solía departir en el bar HP, junto a Koli Arce y Jhony Mendizábal, entre otros contertulios.


En el ´87 graba el hit “Esa porteñita”; pero en 1989 se le pone a la par en preferencia popular otro conjunto bailantero, Kalama Tropical, con “Aquí comienza la diversión”. Momento de competencia durísima: el nivel creativo de todos se eleva hacia arriba. Ciclo dorado.
Desde finales de 1989 hasta 1992, es el único espacio en su carrera donde fue superado por Kalama primero y luego por Los Hechiceros brevemente, produciéndose una merma en sus espectáculos. Que se entienda: andando relativamente “mal”, Jorge nunca bajó del tercer puesto.

Pero tenía pasta: saca de la galera un tema como “El Tumbado”, innova incorporando teclados y se posiciona otra vez bien arriba.

Más adelante, luego de la muerte de Koli Arce, que con Punto Final y Doble Vida a esa altura era con el único que realmente disputaba liderazgo, toma la punta en forma definitiva y va sumando éxito tras éxito, manteniéndose en un nivel muy alto de aceptación con impactos de alta gama como “Yo seré tu amante”, “El Jinete Audaz” y “Miéntele”, entre otros tantos.
Familia

“Lo sueño y evoco sus enseñanzas”. Así lo siente Teresa del Valle Castillo, esposa de Jorge y madre de sus hijos Alejandro y Jorge Daniel. “Está presente en nuestras vidas. Siempre estamos recordando los hermosos momentos vividos”, agrega.

Jorge Daniel, hijo menor, expresa: “Siempre se dedicó a su familia. Fue un padre presente y un trabajador que dedicó su vida a la guaracha, un ritmo que identifica a Santiago del Estero donde quiera que uno vaya. Arrancó desde abajo y se convirtió en referente, creando un estilo. Es un orgullo para nosotros”, remarca.
Mailín
Era devoto de Nuestro Señor de los Milagros de Malín, a tal punto que le compuso un tema donde refleja su fervor por el santo más popular de Santiago del Estero.

Desde que comenzó a cantar en esa comunidad del departamento Avellaneda, cumplía con una especie de ritual antes de subir al escenario: llegaba dos horas antes, tomaba gracia, rezaba y luego cumplía con sus obligaciones artísticas.
“Mi papá era muy creyente. Cada vez que salía a cantar los fines de semana, en el retrovisor de su combi colgaba una estampa de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín y de la Virgen del Valle”, rememora su hijo Alejandro.
La religiosidad popular calaba profundamente. Además de componerle un tema para Mailín, también lo hizo para San Esteban y Santa Rita.
Fallecimiento

Tenía cálculos en la vesícula y había ido a hacerse un chequeo para poder operarse. La mala noticia sorprendió a todos, le falló el corazón y sufrió un par de convulsiones que no pudo superar. Su deceso provocó consternación. Fueron días de profunda congoja social.
Murió de un paro cardiorrespiratorio fulminante en un sanatorio privado, mientras esperaba ser atendido. Al conocerse la noticia, una multitud colmó su casa materna en el Barrio Juan Felipe Ibarra.

Un impresionante cortejo fúnebre lo escoltó hacia su última morada. Los fanáticos estuvieron en el velatorio de Magallanes y Canal. Luego acompañaron el féretro hasta ingresar en el cementerio La Piedad, en medio de una intensa lluvia.
Gira

Sonrisas junto a su compadre César Mansilla, y sus músicos de toda la vida.
Dicen que los músicos y cantores populares no mueren, “se van de gira”. Es una metáfora utilizada para graficar que siempre estarán en la memoria del pueblo que los hizo famosos, que los adoptó como propios.
Jorge Véliz fue un ídolo. Su vida vertiginosa quizá le haya minado el organismo. Tal vez ese mismo éxito que le deparó cientos de compromisos artísticos, le impidió atender su salud como debía ser. Llevaba 37 años ininterrumpidos junto a la música popular. Estaba por cumplir 48 años.
Figura

En el conurbano bonaerense, en Once, en Constitución y en Tucumán, fue figura indiscutida de la música popular.

En nuestra provincia, podemos citar algunos ejemplos: ídolo máximo en Termas de Río Hondo y Beltrán; queridísimo en Rural Banda y Rural Capital; número uno en Nueva Esperanza y todo el departamento Jiménez; para qué hablar de Atamisqui; muy apreciado en Fernández, Frías y Añatuya. Podríamos seguir, la lista es extensísima…
Anécdota 1

En Rapelli, departamento Pellegrini, competían dos bailes: en uno estaba Jorge, y en el otro Daniel Agostini. Resultado: la gente eligió ver a Jorge, y desde su combi Agostini observaba a la distancia el recital reclamándole a su representante: “Nunca más me pongan contra este santiagueño. Aquí pisa muy fuerte”.

Anécdota 2
Consultado Daniel Palavecino, organizador de bailes y propietario de una tradicional pista en Los Nuñez, sobre cuáles eran las veladas más concurridas: “Cuando iba Jorge Véliz. Era impresionante lo que convocaba”.

Personaje carismático, poseía timing para hacer humoradas sobre el escenario y mantenerse en sintonía con el público. Descuidado en su vida personal, gustador de compartir asado y sobremesa con amigos, era hincha confeso de Boca Juniors.
El Chueco Jorge Véliz pasó por la vida dejando un sello popular. Se hizo querer.
Compartir
Compartir
Compartir
También te puede interesar:
Imagen Noticia
Abel Pintos tiene coronavirus pero confirmó que se siente bien
El cantante y compositor Abel Pintos informó a través de sus redes sociales que contrajo coronavirus pero afirmó que se siente bien.
» Leer más...
Imagen Noticia
Dictarán capacitación virtual para músicos de SDE
La misma será el miércoles 5 de Mayo a las 18 y está destinada al público en general, es totalmente gratuita y se entregará el certificado correspondiente.
» Leer más...
qué te pareció esta noticia?
Nombre:
Comentario:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y https://www.mdcinfo.com.ar/. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.
Enviar comentario
Todavía no hay comentarios. Escriba el suyo.
Nuestras redes sociales
Twitter
Facebook
Youtube
Publicidades
Mensajero
Nombre:
Comentario:
Ingrese la suma de 4 + 5:
IMPORTANTE!: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de los propietarios de este portal y https://www.mdcinfo.com.ar/.
Enviar mensaje
Empresas y servicios
PublicidadesPublicidadesPublicidades
Seguinos en facebook
Publicidades
Publicidades
Secciones de la web
Categorías de noticias
  • Deportes
  • Espectáculos
  • Interior
  • Internacional
  • Locales
  • Música
  • Opinión
  • País
  • Política
  • Sociedad
  • Nuestras redes sociales
    Twitter
    Facebook
    Youtube
    Para contactarse con nosotros
    MDC Info

    Email: [email protected]
    WhatsApp: 3855356011

    Santiago del Estero - Argentina
    Mapa
    Desarrollado por VeemeSoft - www.veemesoft.com.ar
    Sombra